Dermatología

Peeling

Este tratamiento dermatológico tiene como objetivo mejorar el aspecto de la piel. Nuestra piel se ve afectada por diferentes patologías como: envejecimiento cutáneo, manchas, arrugas finas o moderadas, poros dilatados, pequeñas cicatrices y/o lesiones de acné en diferentes zonas del cuerpo, rosácea, léntigos, melasmas, hiperpigmentaciones, estrías, tumores cutáneos y otras patologías, por lo que existen diferentes tipo de peeling que dependiendo del caso (tipo de piel y complicación a tratar) será superficial, medio o profunda.

La metodología de este tratamiento consiste en aplicar un producto químico sobre la piel, está acción producirá una descamación producto de la relación entre la composición y la concentración del producto utilizado, la forma de aplicación y el tiempo de contacto con la superficie cutánea, el tipo de piel entre otras característica que darán a paso a un piel rejuvenecida con menos arrugas y marcas.

Dependiendo de la intensidad del peeling se puede lograr una descamación imperceptible que se traduce en una exfoliación simple hasta una renovación cutánea y recuperación de color y textura.

En el caso del peeling químico o mecánico se pueden utilizar diferentes productos como: resorcina, ácido salicílico, ácido tricloroacético, hidroxiácidos, ácido láctico, ácido retinoico, ácido mandélico, entre otros, ya sea de forma individual o combinado entre ellos o con otras sustancias activas.

La cantidad de sesiones y su periodicidad dependerán de la indicación médica, es bueno recalcar que el paciente debe tener cuidados posteriores de hidratación y protección solar.

El equipo de profesionales compuesto por médicos y enfermeras que posee experiencia en el manejo de enfermedades como calvicie masculina, alopecias femeninas, tratamientos de acné, rosácea entre otras complicaciones de la piel.